El día que nuestro hijo va a la escuela es uno de los más importantes en su vida. A partir de ese momento, para él y para nosotros como padres, todo cambia. La vida cotidiana tiene un ritmo cualitativamente nuevo, con nuevas tareas y hábitos. El niño está experimentando algo de estrés que no se puede evitar, pero se puede reducir en cualquier medida. Prepararse para la escuela es emocionante, con todas las cosas nuevas que están sucediendo, las cosas que se están comprando y, sobre todo, el miedo a las incógnitas por venir. Parte de esta preparación es cambiar la habitación del niño. Por mucho que no lo queramos, ya ha crecido y tendrá que separarse de una parte importante de sus juguetes. Los elementos divertidos y pegadizos de su habitación deberán mantenerse al mínimo. El interior de la guardería del estudiante es mejor para estar más limpio, de tonos claros y más inclinado a participar en actividades más serias. Cambiar la habitación facilitará que el niño establezca un nuevo comienzo, pero deje que todo sea con su acuerdo y su opinión para ser el líder al elegir muebles y accesorios.




Ideas de decoración con Vinilos de pared y muebles.