“En la oscuridad el viento sopla enloquecido, con el sueño envuelve el patio.
¡Invierno! Frío, despierto, por fuera y por dentro sigue igual.
Un montón de papas fritas, una chispa, ¡una llama! Es como si un alma suspirara:
un pequeño fuego, un pequeño milagro en la vieja casa fría.

Andrey Germanov

Mañana de invierno