El uso del mármol en el diseño de interiores es prácticamente ilimitado en términos de funcionalidad o estilo. Dado que el mármol puede variar en color, desde el blanco nieve hasta el negro antracita, pasando por todo tipo de tonalidades, se puede usar con la misma facilidad como revestimiento de paredes o pisos, encimeras de cocina o baños, como base para muebles o acento decorativo. Sus propiedades físico-químicas lo hacen mucho más resistente al envejecimiento que la mayoría de los otros materiales naturales utilizados en el diseño de interiores y le dan un peso real, literal y figurativamente. Creemos sinceramente que en las ideas presentadas aquí, podrá encontrar inspiración para el uso del mármol en el hogar.